DATOS CLAVE

Estación para trenes de carga de Tubinga: la licitación fue compleja

Proyecto: Muros de apoyo en la estación para trenes de carga de Tubinga. Espesores de muro de 84 cm a 25 cm, alturas de 2,79 m a 7,45 m. Exigencias a la superficie del concreto: concreto arquitectónico y estructura de tablas.

Cliente: aurelis Real Estate GmbH, subsidiaria de DB Immobilien AG, Eschborn, Alemania

Constructora: Reiner Schädler GmbH Bauunternehmen, Lichtenstein, Alemania

Sistemas MEVA: Encofrado para muros Mammut 350 con una resistencia a la presión del concreto fresco de 100 kN/m², Placa plástica alkus, Cara de contacto hecha de tableros superpuestos

Planificación y asistencia: MEVA Schalungs-Systeme, Haiterbach, Alemania

 
 
1
2
3
4
5
 

Proyecto

A un nivel que bordea el límite de lo técnicamente posible

Estación para trenes de carga de Tubinga: Muros de apoyo con alturas de hasta 7,45 m, inclinación 1:10 y estrechamiento de 84 cm a 25 cm

El terreno urbano de la estación para trenes de carga de Tubinga se remodernizó teniendo en cuenta aspectos de índole social, energética y ambiental para convertirlo en un complejo residencial y comercial. En el marco de las numerosas medidas de reestructuración fue también necesario construir un muro de apoyo a lo largo de la línea del ferrocarril.

La licitación fue compleja: un muro de 115 m de largo con alturas cambiantes que iban de 2,79 hasta 7,45 m, con un espesor inferior de 84 cm y estrechamiento en la parte superior a un espesor de 25 cm, con una inclinación unilateral de 1:10. Además, concreto arquitectónico del lado recto y patrón de tablas del lado inclinado.

"Muy pronto quedó claro que aquí no se podía utilizar encofrado estándar ni hacer una planificación convencional", recuerda el propietario de la empresa Bauunternehmung Schädler. "Necesitábamos un asociado que esté familiarizado con las particularidades técnicas de un proyecto de este tipo y que no sólo nos suministre los encofrados sino también la solución correcta. Y fueron los ingenieros de MEVA quienes nos la proporcionaron. Desde el primer al último ciclo todo funcionó, aunque hay que admitir que con este encofrado hemos bordeado el límite de lo factible."

Hemos explotado al máximo los 100 kN/m² de resistencia a la presión del concreto fresco
El vaciado de los muros de diversas dimensiones se llevó a cabo con solamente paneles de dos alturas diferentes de la serie Mammut 350, lo que supuso una gran ventaja para la planificación y la logística. La altura del vaciado exigía altos niveles de seguridad. A fin de mantener bajo preciso control la presión del concreto fresco se instalaron manómetros de presión, ajustándose la velocidad de vaciado según fue necesario. De esta manera se pudo aprovechar en su totalidad y de manera segura la resistencia del encofrado.

SolidCheck en acción para medir la finalización del fraguado del concreto
Con el objetivo de planificar con precisión los vaciados y ejecutarlos rápidamente se utilizó el instrumento de medición SolidCheck. Este instrumento entrega datos acerca de la finalización del fraguado del concreto suministrado, permitiendo calcular con precisión la velocidad máxima permitida del vaciado. Ya que SolidCheck calcula el punto de finalización del fraguado en tiempo real bajo condiciones reales, el resultado es altamente preciso. Así es posible determinar de manera simple y segura la velocidad de vaciado.

Vibradores externos en los muros inclinados
Gracias a la tuerca articulada de MEVA fue muy simple anclar el lado inclinado del encofrado. ¿Cómo se puede compactar de manera correcta y segura en muros inclinados? Con los vibradores internos se puede llegar fácilmente al concreto en los lados rectos del muro pero no en la base que es de más espesor. Los ingenieros de MEVA echaron mano a un método probado y seguro; el vibrador externo.

Tras inspeccionar varios cientos de metros cuadrados de superficie de concreto limpia, 13 ciclos de una altura de hasta 7,45 m y vaciado muy rápidos, Denis Schnabel, capataz de la obra, resume: "¡Mammut cumple lo que promete!"